Inicio / Curiosidades / La leyenda cuenta que los niños jugaban con objetos físicos, hoy está la niñera virtual

La leyenda cuenta que los niños jugaban con objetos físicos, hoy está la niñera virtual

Cuenta la leyenda que hace 10 años los niños se divertían con una pelota, un yoyo, un carrito o un muñeco.
Hoy casi todo eso se ha reducido a un solo aparato: el celular.
Y es que el acceso de los niños a las nuevas tecnologías parece no tener frenos; ahora depende de la capacidad de los padres en poner un límite o condiciones para restringir el uso de un teléfono móvil.
Monserrate tiene dos hijos, y le molesta que cada día se vuelvan más “adictos” al celular y la tableta. Ella le pidió a su esposo que les diera esos regalos a los niños por Navidad, pero considera ahora que fue un error. Las muñecas y los carritos quedaron a un lado, y Briana, que hoy tiene 7 años, no suelta su celular; mientras que el menor, Carlos, de 3 años, no sabe escribir ni leer, pero para andar en el celular “es un campeón”, dice Monserrate.
Ella pone reglas en casa, y castiga a sus hijos quitándoles los aparatos, pero no es suficiente. Cuando su esposo llega a casa, los consiente y ellos vuelven a utilizar los dispositivos.
Según un estudio realizado por la alemana Marlene Mortler, por el uso diario de teléfonos inteligentes por parte de los niños incrementa el riesgo de que sufran problemas de concentración e hiperactividad.
Esta teoría es confirmada por Isabel Figueroa, psicóloga del Patronato de Manta, quien llama a los teléfonos las “niñeras virtuales”.
Ella asegura que el uso de un celular, una tableta o computadora afecta el desarrollo infantil.
Dijo que, más allá de volverlos inteligentes, como los padres creen, simplemente los pequeños desarrollan habilidades, en este caso el manejo casi a la perfección de un teléfono.
“Los padres dicen ‘mi hijo es inteligente porque sabe andar en el celular mejor que yo’, pero no se trata de que sean más inteligentes, sino más hábiles, ya que aprenden a buscar un vídeo, un juego, o grabar o tomarse fotos.
Prohibición. Para la psicóloga, los niños pueden utilizar el celular máximo media hora en el día. Pasado este tiempo, “ya estaremos creando un mal hábito”, según la experta.
Señaló además que la edad adecuada para que un pequeño haga uso de un celular es a partir de los 8 años, y tener uno propio, a los 15, pero con permanente vigilancia en ambos casos.
“¿Qué hacemos entonces?, ¿los sacamos a jugar a la calle, donde cada día está más peligroso andar?”. Esta pregunta se hizo Gema Bravo tras conocer los perjuicios de los niños por el uso excesivo de celulares.
Ante esto, la psicóloga aconsejó dedicar tiempo a los hijos, tiempo de calidad. Por ejemplo: jugar con ellos en casa, conversar, compartir, involucrarlos en las actividades del hogar, educarlos y no dejar que un celular lo haga por ellos. Alternativas hay muchas, expresó.
La visión. Al contrario de lo que muchos piensan, el uso prolongado de un celular o cualquier otro dispositivo puede afectar la salud, pero no es cien por ciento la causa de pérdida de la visión.
El oftalmólogo Flower Arcentales explicó que todo depende de un examen de visión a temprana edad. Si no se le detecta a tiempo algún problema en la visión, el uso del celular podría agudizar los síntomas y posteriormente desarrollar alguna complicación con la visión, pero no es la causa directa del daño a la retina, por ejemplo.
El especialista recomendó a los padres controlar el tiempo de uso del celular en los menores. Mencionó que es necesario hacer pausas de al menos diez minutos por cada hora de uso del dispositivo. También sugirió hacer ejercicios de descanso visual, como mirar al horizonte fijamente por cinco minutos o levantarse y asomarse a la ventana o a un balcón para relajar la visión. También, controlar el brillo del celular o tableta.
Pero lo más importante, dijo, es que los padres hagan a sus hijos pequeños un examen visual para detectar y tratar a tiempo algún problema.
Si bien la visión no se afecta con el uso de los celulares, la salud física o mental de un niño podría desmejorar si no hay cuidado.
Gabriela Baque, doctora en medicina general, dijo que es necesario que los niños se alimenten bien y sobre todo que realicen actividades que favorezcan su desarrollo. Baque reveló que el uso excesivo de un celular en menores de dos años puede acelerar el crecimiento cerebral de manera anormal, aumentar déficit de atención, disminuir los niveles de concentración y memoria ocasionando retrasos cognitivos, impulsividad y falta de autocontrol con el pasar de los años; es decir, se vuelven violentos.
“Los niños entran en un ‘estado de adicción’, se separan de su entorno, amigos de su edad, de su familia, y se vuelven antisociales. Además, existe una sobreexposición de radiación y aumento del riesgo a contraer cáncer de piel”, señaló.
La doctora pidió no exponer a los pequeños, principalmente a bebés, a ser víctimas de la tecnología.
Hoy en día hay celulares que salen con fallas de fábrica, que muchas veces hasta su batería puede explotar y por consiguiente le podría ocasionar al menor quemaduras muy graves, agregó.
En varios países se han reportado casos de explosiones de baterías que han perjudicado a menores.
Además se alerta a los padres de la gran cantidad de bacterias que aloja un celular, especialmente si se lo lleva al baño. Al dárselo, sobre todo, a un bebé, este se lo podría llevar a la boca, lo que podría desencadenar enfermedades.
Además, si ya es de noche y el menor sigue con el celular, este no dormirá y no descansará como debe, por lo que al día siguiente amanecerá irritable, cansado y tendrá un mal día.

Acerca de Richard lopez

Puede Ver

El amor a mamá es demostrado mediante comida y flores

En la Quinta San Juan, ubicada en la calle 5 de Junio, tienen listo el …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com